Con el nombre hemos topado


Tras la decisión de lanzarnos al mundo de los valientes seres autónomos, la segunda decisión importante es el nombre que vamos a poner a nuestra empresa. Porque, no nos engañemos, en cuanto tomamos esta decisión nos convertimos en empresarios, creamos nuestra propia microempresa de traducción y una de las primeras cosas que tenemos que decidir es si mantenemos nuestro nombre o adoptamos un nombre corporativo.

La elección de un nombre corporativo es lo que se conoce como naming y es el primer paso para la creación de marca en el mundo empresarial. Aunque pueda parecer que no, esta elección tiene su importancia. Nuestro nombre evolucionará hasta aportarnos una identidad corporativa y comunicará un mensaje al conjunto de los clientes potenciales. Como dice Nancy Friedman en su blog Fritinancy, A name is the title of your story. Es por tanto una decisión importante y hemos de tomarnos todo el tiempo necesario para conseguir encontrar un nombre con el que nos sintamos identificados, que nos represente y que consiga captar al mismo tiempo la atención de los clientes potenciales. No olvidemos que el objetivo final es mantenerlo mucho tiempo y que se convierta en parte de nuestra identidad profesional.

Imagen: Sergey Peterman

Lo primero que debemos decidir es qué queremos que represente el nombre de nuestra empresa de traducción.  Para simplificar diremos que, a la hora de elegirlo, existen tres opciones: vender nuestros servicios como persona individual, vender nuestros servicios como especialista en un ámbito o vender nuestros servicios como concepto global.

Si utilizamos nuestro propio nombre, estamos vendiendo nuestros servicios como persona individual, es decir, como traductor autónomo individual. Esto tiene ventajas y también algún inconveniente. Tiene ventajas porque será más difícil que alguien haya registrado una empresa con el mismo nombre que nosotros, aunque también podría ocurrir y conviene siempre asegurarse antes buscando en el registro de la OEPM (oficina española de patentes y marcas) y en la OAMI (oficina de armonización del mercado interior). A la hora de crear nuestro dominio en internet, será más fácil que esté libre y seguramente nos será más fácil colocarnos en una buena posición en los buscadores. Además, es cierto que existen clientes que prefieren trabajar con un traductor autónomo antes que con una agencia porque prefieren tratar de tú a tú con la persona que va a traducir sus documentos. El hecho de que nuestra empresa se llame como nosotros da seguridad porque el cliente sabe quién es el traductor de sus documentos. En este sentido puede ser una gran ventaja. Sin embargo, y sobre todo de cara al dominio de la página web, tenderá a ser demasiado largo o poco legible si mantenemos nuestro nombre y apellidos (nathaliefernandezcubas.com por ejemplo no me parece lo más sencillo de leer del mundo) y además no comunicará a qué nos dedicamos. No hay que olvidar que el objetivo es que el cliente potencial nos localice en un buscador o en un listado o directorio en el menor tiempo posible y que, de un vistazo, pueda hacerse una idea de a qué nos dedicamos o cuál es nuestra especialidad. Por último, otro pequeño inconveniente a largo plazo es que, si con el paso del tiempo el negocio va creciendo, puede llegar un momento en el que nos planteemos contratar otro traductor o incluso varios y el hecho de haber llamado a la empresa con nuestro nombre puede ser algo confuso de cara a los clientes, que quizá piensen que están tratando con una sola persona cuando en realidad hay varios traductores en plantilla.

En segundo lugar, si nos vendemos como especialidad, el nombre de nuestra empresa comunicará nuestros servicios y será capaz de transmitir un mensaje, por ejemplo Traducciones científicas y técnicas. La mayor ventaja de esta opción es obvia: ponemos en valor nuestra especialidad que, no hay que olvidarlo, siempre será nuestra mayor baza. Además de esto, nos permite diferenciarnos del resto del colectivo y aportar un valor añadido a nuestro trabajo. La mayor desventaja de esta opción es el riesgo que supone limitar demasiado nuestro campo de especialidad, sobre todo al principio de nuestra carrera, cuando aún no contamos con una cartera de clientes lo bastante amplia.

Imagen: suvodeb

Por último (y esta es la que personalmente me parece más divertida) podemos plantearnos un nombre corporativo más abstracto, simbólico o con contenido más connotativo. Para que me entendáis: tomemos como ejemplo Amazon, portal web que actualmente vende todo tipo de productos como música, libros, productos electrónicos… Cuando esta empresa se fundó, allá por 1995, era básicamente una librería online donde se podía comprar todo tipo de libros. A priori su nombre no tiene nada que ver con el producto que ofrece ni con su creador. Sin embargo, fonéticamente en inglés nos suena a amazing, nos recuerda al río Amazonas, a la selva amazónica poblada por una cantidad ingente de árboles, que es justo de donde se saca el papel con el que se fabrican los libros (y no voy a entrar aquí en consideraciones éticas de tipo ecologista). Amazon también contiene la primera y la última letra del alfabeto, la A y la Z, abarcando simbólicamente toda la literatura existente. Todo esto es lo que contiene este nombre de marca. Claro está, cuando leemos Amazon no estamos pensando en todo esto, pero nuestro caprichoso subconsciente hace más trabajo por nosotros del que podríamos imaginar. Y ahí lo tenemos. Una sola palabra con varias interpretaciones. Un solo significante con varios significados ocultos.

¿Cómo aplicar esto a nuestra empresa de servicios lingüísticos? Podemos pensar en cosas bastante evidentes como por ejemplo Babel Traducción o intentar jugar con el significado las palabras, inventar palabras nuevas, idear juegos de palabras, ¡que se note que somos profesionales de la lengua!

Para terminar, un último consejo: antes de registrar cualquier nombre de empresa debemos pensar, y sobre todo en nuestra profesión, que debe ser un nombre fácilmente pronunciable en nuestras lenguas de trabajo. Y por supuesto asegurarnos de que la palabra que elijamos o inventemos no signifique algo totalmente distinto en otra lengua. Y sobre esto, una anécdota divertida: ¿conocéis la historia de la Coca-Cola en China?

Imagen: renaissancechambara

Y qué me decís de vosotros…

¿Cómo habéis llamado a vuestra empresa de traducción? ¿Qué opción habéis escogido?

¿Habéis encontrado ventajas o desventajas en vuestra decisión?

Si aún sois estudiantes o no sois autónomos… ¿Qué opción os gusta más?

Anuncios

11 pensamientos en “Con el nombre hemos topado

  1. 🙂 Buen estreno. Yo me declinaría por un nombre más bien artístico, pero que, como Amazon, te remita a algún referente conocido y sea fácil de leer para que los posibles clientes puedan luego recordarlo y escribirlo en Google… y lleguen a ti.

    • ¡Muchas gracias, Mar!

      Sí, a mí también es la opción que más me gusta porque es la más creativa, aunque también la más difícil. Buscar un buen nombre que suene bien en varios idiomas, que comunique y que no exista ya no es tarea fácil, te lo aseguro…

      Más noticias próximamente 😉

  2. ¡Enhorabuena por tu nuevo blog!

    Me ha gustado mucho tu primera entrada. La verdad es que no me había planteado lo de buscar un nombre corporativo y ni sabía que habría de buscar mi nombre propio en la oficina de patentes.

    Muchas gracias y suerte con tus proyectos.

    • ¡Me alegro mucho de que te guste, Lorena! La verdad es que me hace mucha ilusión…
      Voy a intentar hablar sobre cosas muy prácticas, a ver si entre todos aprendemos mucho, que es de lo que se trata 🙂

      Lo de buscar el nombre en esos registros es para saber si ya existe una empresa con el mismo nombre, en cuyo caso, no podrías registrarlo… Pasa igual que con los dominios de internet, si el dominio ya existe no puedes adquirirlo.

      ¡Suerte a ti también!

  3. Hola Nathalie,

    Gracias por este artículo que tanto me ha interesado. La verdad que se aclara mucho el tema de qué elegir a la hora de montar la microempresa de servicios de traducción. Yo opté por la tercera opción que comentas, eligiendo Plurilinguae,

    ¿qué tal os suena? serán bienvenidos los comentarios.

    Gracias y un saludo,

    Ana.

    • Hola, Ana:

      Me alegro mucho de que te haya resultado interesante.

      Tu opción me parece muy buena: es creativa, comunica que trabajas con varias lenguas y juegas con la terminación latina, que podría dar a entender que trabajas fundamentalmente con lenguas románicas (obviando el inglés,claro).

      De todas maneras, tengo comprobado que es muy complicado encontrar un nombre que cumpla todos los requisitos (corto, fácil, original, creativo, comunicativo…). Siempre hay que ceder en uno u otro aspecto…

      ¡Un saludo y gracias por haber compartido tus ideas!

  4. Enhorabuena por la entrada, Nathalie, y bienvenida al mundo de los tradublogs 🙂 La verdad es que es un tema complejo y, como bien dices, es difícil encontrar el nombre perfecto que suene bien, sea original y creativo, comunique nuestro núcleo de negocio etc. Hay que dedicarle tiempo. Un factor que se ha de considerar también es el tema del SEO: la URL cuenta bastante a la hora de posicionar una web y si aparece la palabra traducción, translate o similares en la misma, es más fácil subir puestos en Google, aunque también hay otras muchas técnicas para conseguirlo.
    ¡Sigue así, te seguiré leyendo!

    • Hola Laura:

      Muchas gracias por pasarte por aquí y por leerme, me hace mucha ilusión la verdad 🙂

      Sí, la elección del nombre es algo bastante complicado, yo misma lo estoy “sufriendo”… Y sobre las técnicas SEO también estoy investigando y me hubiera gustado comentar algo pero hubiera alargado demasiado la entrada. No obstante, preveo hablar sobre ello en no demasiado tiempo… Así que si tengo alguna duda, te preguntaré 😉

      ¡Gracias!

  5. Hola! Buena entrada! No conocía tu blog y caí aquí redirigido por un enlace en una página de Curri Barceló. Como tú estoy descubriendo el maravilloso mundo del SEO ahora para mover mi Web.
    Un nombre corporativo es buena opcíon para mí. Aún mejor un nombre creativo abstracto, igual si estás sola al inicio, permite cerrarse menos a tus combinaciones y tus campos, un nombre abierto pas darte má opcione’s.
    También leí una vez en un blog que es mejor venderse como “consultor” que como “traductor autónomo” para poder cobrar más, es posible.
    Todo el trabajo de Web de pinta corporativo te permite destacar ; requiere más tiempo: logo, diseño, tambien me doy cuenta ahora de la importancia de las fuentes, pero al final vale la pena.

    • ¡Muchas gracias por comentar, Romain!
      Sí, yo también me he decidido por un nombre corporativo, precisamente por eso, por abarcar más temáticas, pese a que mis especializaciones por ejemplo, sean bastante concretas. Creo que si especificas demasiado tu especialidad, muchos clientes directamente ni preguntarán, y eso es lo que quisiera evitar…
      Desde que escribí esta entrada mis ideas han ido tomando forma y poco a poco estoy sacando adelante el proyecto: ya tengo nombre y tengo (casi) logo. Ahora estoy empezando a trabajar sobre la Web… Espero que a lo largo de 2012 pueda presentar por fin el fruto de tantas ideas.
      La idea de “consultor lingüístico” me ha parecido muy interesante, también permite abarcar varias funciones (traducción, revisión, corrección…). Lo estudiaré… ¡Gracias por el dato!
      Y ahora que mi proyecto de 2012 es montar la Web preveo investigar sobre SEO, así que si tengo dudas ya sé a quien preguntar…. 😉

      Merci beaucoup et j’espère te revoir bientôt par ici!

  6. Pingback: 1001 consejos de Xosé Castro en el curso Coaching para traductores « Traducir para contarlo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s